Hola mundo. No hace falta que se levante

En las primeras tomas de contacto con la programación o cuando se está aprendiendo un nuevo lenguaje es habitual realizar el típico «Hola mundo», un programa de unas pocas líneas de código que muestra ese texto normalmente por pantalla.

¿Y para qué, si apenas entraña complejidad y se suele copiar de algún sitio? Para verlo, nada más y nada menos. Simplemente eso al principio ya reconforta porque da cierta sensación de control, como si hubiésemos despertado algo de su letargo con nuestra invocación. Además te enseña la forma más básica de interacción sin la cual los inicios serían un poco más aburridos. Por ejemplo, una de las primeras cosas que aprendí en Java fue a trabajar con la consola. Os hablo de mostrar y recoger datos sin preocuparme por el tipo. Eran programas muy rudimentarios que presentaban un menú y según la opción escogida realizaban operaciones de gran complejidad como hallar la estatura media de un equipo de baloncesto.

El caso es que tenía que publicar algo, escribir mi primer 'hola mundo' como bloguero ocasional y comprobar que todo funcionase. Ya he retrasado mucho este objetivo personal por diversos motivos. Que si prácticas, proyecto de fin de ciclo, una lesión inoportuna en el codo o una larga lista de excusas para no lanzarlo definitivamente, siempre en pos de la última micro-optimización de dudosa necesidad.

Todo lo anterior es cierto pero el principal motivo fue que elegí aprender todo lo posible con el proceso. Descubrí Jekyll, el motor de web estáticas que da vida a las GitHub Pages y que se ha hecho sumamente popular en el mundillo. Desempolvé mis conocimientos sobre (X)HTML 4.xx para volver a meterlos en el cajón y abrazar la web semántica del HTML5 sazonada con un poquito de CSS3, aunque salta a la vista que no me he dejado llevar por la golosina visual.

Desde el principio decidí que el contenido sería lo más importante y que se debería leer correctamente en cualquier dispositivo. Responsive design de manual. Al mismo tiempo evité cargarme de librerías JavaScript y solo acepté jQuery para facilitar la manipulación de algunos elementos del DOM y con el poquito AJAX que tiene el blog, consecuencia de usar la plataforma de comentarios Disqus.

Podría haberlo hecho más rápido y complicándome menos la vida, de eso estoy seguro, pero no habría aprendido ni la mitad y no hubiese tenido la excusa para leer, aunque sea diagonalmente, alguna especificación o RFC que otro.

Ya solo queda escribir y publicar con regularidad, ahí es nada jeje.

Comentarios